Victorias Pírricas

Victorias Pírricas

Pirro de Epiro

Este comandante nació el 318 a. C., justo en medio de las luchas después de la muerte de Alejandro Magno. Era un príncipe de Epiro, un reino localizado en lo que hoy en día son los Balcanes, es decir la periferia del mundo griego.

Era primo segundo de Alejandro, estaba atrapado en las volátiles luchas por el control de Grecia, Egipto y Persia, que se desataron luego de la muerte de este gran conquistador. Su padre fue destronado cuando Pirro tenía 2 años y su familia tuvo que exiliarse.

A los 16, su padre ya había muerto, Pirro fue puesto de nuevo en el trono de Epiro por el poderoso rey que los había refugiado, pero un año después fue depuesto.

A través del matrimonio, Pirro ganó muchos amigos poderosos mientras soportaba este segundo exilio, tomando como esposa una de las hijas de Ptolomeo de Egipto y cazando a su hermana con Demetrio el rey de macedonia. Con estos nuevos aliados Pirro reconquistó el trono de Epiro, unos años después con su hermana muerta Pirro se volvió contra su cuñado y conquistó macedonia proclamándose como rey de esa tierra.

Reinado

Su reino sobre la patria de Alejandro magno fue breve, fue expulsado hacia Epiro en el 284 a. C. Para ese entonces, la situación en el este se había solidificado, lo que alguna vez fue el imperio de «Alejandro el grande» ahora se dividía en tres reinos principales que englobaban Macedonia, Grecia, la Persia seléucida, hacia menor y el Egipto ptolemaico.

Había poco lugar para un ambicioso líder de 34 años de un reino griego menor, cuando en el 282 a. C – Tarento, una de las ciudades centrales de la magna Grecia, mando enviados a toda Grecia rogando por ayuda contra la influencia romana, Pirro, salto de cabeza.

Los reinos más poderosos despreciaron esta oportunidad, pero Pirro vio su chance de obtener la gloria. Quizás no hubiera el lugar para él en el este, pero había abundante espacio para un talentoso general que pudiera ganarse un rico imperio en el oeste. Pirro respondió noblemente a la llamada de auxilio, y prepara un ejército de 25.000 hombres para rescatar a sus compatriotas asediados, que pronto si todo salía bien, se convertirían en sus súbditos.

Grecia vs roma

Los romanos se habían formado una alianza con la pequeña ciudad de Turios y cuando su nuevo aliado estuvo amenazado, roma ofreció su asistencia, esto molestó a los Tarentinos que consideraban los asuntos griegos como su dominio.

Estuvieron aún más enojados, cuando una pequeña flota romana enviada para reforzar a tu dios náufrago y terminó en las aguas de Tarento lo cual era una clara violación de los acuerdos entre los Tarentinos y roma.

Los Tarentinos atacaron la flota romana y hundieron un buen número de naves, así que ahora le tocaba a roma el estar indignada, y mandaron enviados a talento para exigir disculpas. los Tarentinos recibieron a los enviados descortésmente y los echaron con coros de insultos. Roma ya no necesitaba más provocación y en el 282 se declaró la guerra de inmediato.

Pirro vs roma

Antes de que llegara la ayuda de Grecia, los romanos lograron saquear Tarento y empezaron negociaciones de paz con la aristocracia local, que favorecía una alianza con roma.

Una partida de avanzada de perro llegó en el 281 a. C. justo cuando se firmaba ese acuerdo y expulsaron a los romanos. En el 280 a. C. Pirro llegó con su ejército completo, que incluía 4.000 jinetes y 20 elefantes de guerra.

Desembarcaron en Italia sin oposición, y el rey griego comenzó a planear la conquista sistemática de la península. Pero los romanos que hace poco se habían asegurado Italia para ellos no le entregarían fácilmente. Los romanos enviaron un ejército de 8 legiones al sur para lidiar con esta invasión, se encontraron con Pirro cerca de Heraclea, una ciudad griega localizada en el empeine de la bota italiana.

Batalla de Heraclea

Pirro confiaba que vencería, pero comenzó a dudar cuando vio la forma metódica con la que los romanos construían su campamento fortificado, esta no era la horda bárbara que los Tarentinos le habían pintado, era un ejército organizado y disciplinado de una sociedad civilizada. Algo preocupado pero decidido, Pirro lidero su ejército en el campo de batalla. La disciplinada falange griega más que igualó a los romanos, y el ejército de perro comenzaba a ganar, pero los romanos eran perseverantes aún en la derrota y la batalla desgastó a los griegos.

Pirro perdió a 4000 de sus mejores soldados y vio con consternación como los romanos, lejos de romperse y huir acobardados, se retiraban ordenadamente a su campamento, esto no sería tan fácil como creía.

La batalla de Heraclea, fue importante por dos razones, uno, era la primera vez que las reformadas legiones de Manipulos se enfrentaban el poderío de una falange y es verdad las legiones perdieron la lucha pero no fue algo aplastante

Dos, era también la primera vez que los romanos enfrentaban elefantes de guerra, la caballería romana estaba aterrorizada por estas enormes bestias, y la presencia de los elefantes jugó un rol protagónico en inclinar la lucha en favor de Pirro. Los romanos aprenderían de su derrota y formularía en nuevas formas de atacar la falange y otras tácticas para lidiar con los desconocidos elefantes, tácticas que pondrían en práctica cuando Aníbal también desplegará estos animales durante la segunda guerra púnica.

Batalla de Asculum

Los romanos volvieron a encontrarse con Pirro más al norte, en Asculum, para este entonces Pirro se había reforzado con algunos de sus nuevos aliados italiano, los más notables entre ellos siendo algunas de las tribus samnitas.

El rey griego estaba decepcionado por no haber captado a más aliados italianos. Los romanos habían hecho más para asegurarse alianzas, y el plan de Pirro de convertir en masa los italianos en contra de roma no daba mucho resultado.

Cuando ambos bandos se encontraron cerca de Asculum, tenían ejércitos de iguales números, algo de 40.000 soldados. Los romanos estaban encabezados por Publio Decio, hijo del héroe de la tercera guerra samnita y nieto del héroe de la primera guerra samnita.

Trajo con él nuevas herramientas para lidiar con los elefantes de guerra, que incluían carrozas que rodearían la pierna de los enormes animales con sogas para así hacerlos caer. El primer día de batalla fue un empate, los griegos pudieron romper la resistencia de las legiones en el ala izquierda, pero los romanos derrotaron a las fuerzas de Samnitas y Tarentinos en el centro de la línea de batalla. Pirro intentó presionar su ventaja en el flanco pero los romanos derrotados se retiraron por una colina empinada, demasiado empinada como para que la falange griega lo siguiera ordenadamente.

Tirando proyectiles desde allí, los romanos forzaron a que perros se retirara y el día terminó con ninguno de los dos teniendo la ventaja. El siguiente día, Pirro le ordenó a sus hombres que tomaran posesión del terreno más alto, forzando a que los romanos salieran a la planicie llana. Esta vez sus elefantes aplastaron la línea romana rompiendo su resistencia, Pirro había ganado de nuevo, pero la batalla fue muy costosa y muchos de sus mejores oficiales habían caído.

Cuando los felicitaron por su triunfo, famosamente se cuenta que Pirro respondió, una victoria más como esta y estoy perdido. Así naciendo la expresión victoria pírrica, para describir un éxito que tiene un costo excesivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.