Tulio Hostilio, rey de Roma

Tulio Hostilio, rey de Roma

Tulio Hostilio, hizo todo lo posible para cambiar la imagen de roma como una ciudad de dóciles campesinos sacerdotes. Como Numa fue el opuesto de Rómulo, Tulio fue el opuesto de Numa. Deseaba el retorno de las virtudes militares de roma, para el, Numa había dejado a la gente débil y sin preparación para lo que él veía como un inminente ataque de sus vecinos hostiles.

Reinado

La paz de las décadas previas no podía durar por siempre y si roma quería vivir tendría que pelear. Con esto en mente, Tulio busco una lucha que volviera a fortalecer el espíritu guerrero de su gente y la encontró en el lugar de nacimiento de Rómulo. Una disputa por el robo de ganado en la frontera entre roma y Alba longa llevó a recriminaciones mutuas, y para Tulio esto era pretexto suficiente. Declaró la guerra, e incluso logró acomodar la situación de manera que los romanos parecieran las víctimas que eran arrastrados contra su voluntad al conflicto.

Los ejércitos de ambos bandos avanzaron, pero antes de que se diera la orden para el ataque frontal, Mecio Fufecio, el líder de los albanos ofreció a Tulio una inusual propuesta, no ganarían nada decían los albanos en una sangrienta lucha entre dos pueblos familiares cuando los Etruscos estaban a las puertas esperando ansiosamente para invadir. Una lucha entre alba y roma- agotaría las fuerzas del vencido y del vencedor dejando todo despejado para que los etruscos los esclavizan. Mecio propuso que el conflicto se resuelva en un combate individual, así ambos ejércitos podían mantener a raya a los ambiciosos etruscos. Tulio aceptó de mala gana por lo lógico de los argumentos de Mecio aunque no sería precisamente un combate individual el que decidiera todo.

Horacios vs Curiacios

En cada ejército había 3 hermanos trillizos que fueron obligados a pelear por el destino de sus pueblos, esta lucha entre los hermanos Horacios de roma y los Curiacios de alba es un episodio que como el rapto de las sabinas ha sido retratado en incontables obras de arte y literatura siendo el más famoso el juramento de los horacios de Jacques-Louis David.

Frente a los ejércitos opuestos los dos grupos de hermanos se enfrentaron, la lucha fue furiosa en rápida sucesión 2 de los romanos terminaron muertos. Horacio el hermano que quedaba sabiendo que no podía contra los tres hermanos juntos huyó a una colina cercana obligando que los curiacios lo persiguieran, cuando el primero de ellos se acercó Horacio volteó abruptamente y lo asesinó, el segundo curiacio llegó demasiado tarde para ayudar y Horacio también peleó y lo mató el tercero de los curiosos cansado por la persecución y herido en las primeras peleas no era un rival cayó de rodillas y Horacio lo ejecuto.

Los Etruscos atacan

Los romanos celebraron al vencedor y los albanos molestos por el trato de Mecio fueron forzados a retroceder y rendirse ante el poder romano. Pero Mecio, ante lo precario de su autoridad ante esta semi derrota, conspiró para liberar a su gente, convenció a una ciudad Etrusca muy cercana a que atacara a los romanos, y como veremos esta ciudad sería uno de los primeros grandes rivales de los romanos.

Los albanos, les dijo Mecio, serían llamados a ayudar a roma y prometió que en el momento decisivo de la batalla los de Alba Longa desertarían, dejando a los romanos desprotegidos. Los etruscos tomaron sin dudar esta oportunidad de aplastar a roma y atacaron inmediatamente. Como Mecio había predicho, Tulio ordenó que los albanos se unieran a la lucha y reunieron los 2 ejércitos para la batalla. Cuando el enfrentamiento estaba justo por empezar, Mecio ordenó que los albanos retrocedieran, los soldados romanos estaban shockeados al ver que sus aliados los abandonaban, pero Tulio pensando muy rápido habló a sus tropas informándoles de que era todo un plan para que los albanos se escabulleran detrás del enemigo. Los romanos marcharon endurecidos y confiados a la batalla y derrotaron al ejército enemigo.

Destruccion de Alba Longa

De vuelta en el campamento, Tulio ordenó el arresto de Mecio y lo llevó ante los soldados romanos. Entonces Tulio reveló la traición del líder albano, y para el horror de sus hombres decretó sin juicio previo su pena de muerte por desmembramiento. Con su líder muerto, Tulio ordenó la destrucción de la mismísima Alba Longa y que sus ciudadanos fueran reubicados en roma. La ciudad de Alba fue borrada del mapa por siempre.

Tulio gobernó por 32 años y murió el año 642 a. C. Su legado más duradero fue el retorno a las armas y la incorporación de los albanos fue su más importante contribución al crecimiento de la ciudad, a partir de entonces, los vecinos de roma volvieron a ver a esta ciudad como un temible campamento militar y trabajarían incansablemente para hacerla desaparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.