Servio Tulio

Servio Tulio, el sexto rey romano

Servio fue el sexto rey de roma y en todo sentido el último buen rey, fue el responsable de la transformación final de la sociedad romana previo al establecimiento de la república, una transformación que tendría un profundo efecto en la manera en la que la república sería gobernada.

En el poder

Deseaba hacer un inventario de los recursos, bienes y población de la ciudad. Servio instituyó el primer censo, según los datos que recabó, dividió a los romanos propietarios de tierras en 5 clases.  Divididos según su riqueza, la idea era establecer quien podía proveer qué cosa cuando entraran en guerra.

Las clases no cumplían una función estrictamente militar, también eran las bases para el nuevo colegio electoral. La vieja asamblea tribal creada por Rómulo, la Comitia curiata, fue dejada de lado en favor de la Comitia centuriata. Cada clase fue subdividida en centurias, que votaban como bloques, las centurias aún así no eran del todo igual de grandes.

Las Centurias

La primera clase que era la más pequeña se dividía en 80 centurias, la segunda tercera y cuarta clase tenían cada una 20 centurias, la quinta es decir la más numerosa por lejos se componía de 30 centurias. El reducido grupo de Équites estaba dividido en 12 centurias, y la masa de la población que no era propietaria de tierra, sólo tenía una. Siendo que las elecciones estaban determinadas por mayoría simple, entre los Équites y la primer clase tenía los votos necesarios para decidir quién estaba a cargo y qué políticas se llevaban a cabo.

Existe cierta lógica en este método tan sesgado de votación, los más ricos era quienes se ponían al hombro las cargas financieras tanto del estado como del ejército, y por eso sentían que el poder que tenían era algo totalmente justificado. En cambio el grueso de la población terminaría viendo todo este sistema como una enorme injusticia, y en el futuro tomarán medidas drásticas para hacer oír sus voces.

Un tiempo de paz

El reinado de Servio continuó tranquilamente, incluso las comunidades latinas estaban aportando fondos para la construcción del templo de Diana en roma,  lo que significaba que iban a reconocer finalmente a roma como la ciudad principal de la región del Lacio.

Aún así no todo iba bien así como los hijos de Anco habían sido el final de Tarquinio, los hijos de Tarquinio serían la perdición de Servio. Servio había creído que no existía amenaza por este lado, ya que había casado a sus hijas con los dos hijos de Tarquinio, Lucio y Arrunte. Pero esto no era suficiente para Lucio, quien sentía que le habían robado su derecho a la sucesión, aunque su esposa se mostraba evasiva sobre esta supuesta injusticia, su hermano Arrunte no le daba mucha importancia al asunto, pero había desposado a Tulia, una mujer que lo despreciaba por su conformismo y admiraba la ambición que Lucio tenía.

Tulia incluso rechazaba a su hermana, porque ésta no apoyaba el afán con el que su esposo buscaba el poder. Obviamente la única solución para esto fue que Lucio y Tulia asesinaran a sus respectivos cónyuges, para desposarse entre ellos y seguir la lucha por el trono hasta las últimas consecuencias.

Complot y asesinato

Los recién casados empezaron a difundir rumores en contra de Servio, señalando su origen de baja cuna y el hecho de que nunca había sido formalmente elegido. A los más ricos de roma, les decían que el censo no era más que un engaño para que sus riquezas quedarán expuestas y Servio pudiera expropiarlas y regalársela a sus colegas que eran igual de plebeyos que él.

Lucio era cada vez más audaz a medida que ganaba apoyo, hasta que finalmente he decidido ejecutar su plan. Fue al palacio mientras Servio no se encontraba allí y se sentó en el trono, demandando que el senado se reuniera todo ante él. Por una mezcla de miedo y confusión lo hicieron, entonces les ordeno que se arrodillaran y lo ovacionarán como el rey Tarquinio.

Estaba a la mitad de dar un largo discurso difamatorio, cuando el viejo rey apareció demandando una explicación, los partidarios de Lucio y de Servio comenzaron una riña y en la confusión de la pelea el mismísimo rey fue asesinado. Servio había reinado por 43 años, y murió en el 535 a. C.

Lucio seria conocido en el futuro como Tarquino el soberbio, y seria el ultimo rey de roma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.