Numa Pompilio, el segundo rey de Roma

Numa Pompilio, el segundo rey de Roma

Después de que Rómulo muriera sobrevino una crisis, ¿Quién lideraría a los romanos ahora que su primer y único rey ya no estaba?, comenzaron los problemas y no sólo sobre quién debía llevar la corona sino también sobre de cuál tribu tenía que provenir esta persona.

Rómulo y los Sabinos

Los sabinos que habían sufrido el reinado de Rómulo en silencio, ahora querían que uno de los suyos ocupara el trono, los romanos rechazaban esta idea pero los sabinos no aceptaron a ningún candidato romano y a la vez los romanos no aceptaban ningún candidato sabino. Para que no se sumieran en el caos se decidió que cada senador gobernará por un día sucesivamente hasta que se encontrara una persona apta para reinar.

Finalmente se llegó a una decisión, los romanos podían elegir a cualquier persona sin el veto de los sabinos siempre y cuando esa persona perteneciera a la tribu sabina. Esta propuesta fue aceptada y el elegido fue una persona de renombre indiscutido, Numa Pompilio, esta elección complació a los sabinos y rápidamente se enviaron mensajeros para llevar las buenas noticias a Numa pero para sorpresa de todos Numa rehusó la oferta y sólo después de mucha persuasión accedió a tomar el trono.

Numa Pompilio

Nacimiento: 753 a. C.

Predecesor: Rómulo

Fallecimiento: 674 a. C.

Sucesor: Tulio Hostilio

Numa era un caso muy particular, despreciaba todo lujo y había dedicado su vida a la contemplación religiosa muy seguido emprendí a largas caminatas solo y se creía que en estos paseos él conversaba con los dioses. Numa ni siquiera vivía en roma, residía en un poblado vecino y le desconcertaba la violencia y ambición que reinaba en la ciudad. Este segundo rey de roma era lo opuesto a Rómulo en casi todo, en lo que Rómulo fue audaz Numa era reservado, si Rómulo era un guerrero Numa fue un pacifista, donde el Rómulo perseguía la gloria y la fama Numa preferiría la paz y la soledad.

De la noche a la mañana Numa transformó la trayectoria de roma rumbo a la grandeza. Cuando Numa llegó a roma encontró un montón de guerreros que llevaban unos 40 años de guerras a sus espaldas pero cuando Numa partió, la ciudad era un lugar de granjeros que habían vivido 40 años de paz. Este impresionante cambio se debió enteramente a la introducción de la religión en la ciudad que Numa llevó a cabo, trajo los deseos de la población desde el campo de batalla hacia los cielos.

Reinado

Deseando la paz más que cualquier otra cosa, Numa, desarrollo muy complejos ritos religiosos para llenar el tiempo en el que el ejército permanecía desmovilizado para que no se pusieran inquietos y provocarán guerras innecesarias. Inculcó en los romanos un eterno temor de y por los dioses que duraría por el resto de la monarquía. A Numa se le ha acreditado la fundación de las instituciones religiosas más importantes de roma, importó el rito de las vírgenes vestales y estableció las leyes que las designaban como guardianes de la llama eterna un fuego que ardía perpetuamente en su templo.

Creó el cargo de pontífice máximo, el sumo sacerdote de roma responsable del mantenimiento de todos los servicios religiosos, y en un acto increíble de previsión declinó servir el mismo en ese trabajo estableciendo una religión soberana de roma que no podría ser intervenida por futuros reyes, él sabía que los próximos reyes estarían tan ocupados en hacer la guerra que descuidarían sus deberes religiosos y atraería en la ira de los dioses sobre la ciudad.

El cargo de pontífice máximo permanecería como una autoridad independiente hasta que el título fue apropiado por el emperador Augusto. Hacia el final del imperio el título pasó a los papás quienes lo llevan hasta el día de hoy 2600 años después de su concepción.

Así como Rómulo es la respuesta a todas las preguntas sobre la fundación de la ciudad, Numa es la respuesta para el origen de todas las prácticas religiosas, creó la distinción entre días laborales y feriados, creó el sacerdocio de marte, el cargo sacerdotal de curion, construyó el altar de júpiter.

Importancia histórica

En todo el desarrollo de la cultura romana, Numa es sólo superado por Rómulo en su importancia y para algunos fue más importante. Nicolás Maquiavelo el pensador renacentista afirma: para todo aquel que considere cuidadosamente la historia romana, es claro cuánto ayudó la religión en la comandancia de los ejércitos, en inspirar a la plebe, en mantener a los hombres buenos y avergonzar a los malvados. Por lo tanto, si se debatiera que príncipe hizo más por Roma, creo que no me aventajaría a cualquiera, ya que donde haya religión uno puede fácilmente introducir las armas, pero donde hay armas pero no hay religión esta última sólo puede ser aceptada con grandes dificultades.

Quizás la más famosa adición de Numa a roma fue el templo de Jano, las puertas del templo de Jano debían permanecer abiertas mientras roma estuviera en guerra y cerradas en tiempos de paz.

Legado

Por todo el reinado de Numa las puertas permanecieron cerradas pero después de su muerte estuvieron abiertas continuamente. El sueño de paz de Numa murió con él y su reino sería una anomalía en la historia romana. Sobre roma bajo el reinado de Numa, Tito Livio escribe: una vez fue considerada no más que un campo armado entre ellos, amenazando la paz, ahora era reverenciada tan profundamente como una comunidad dedicada sagradamente a la veneración, el mero pensamiento de violentarla era semejante a un sacrilegio. Numa reinó durante 43 años y murió en el 674 a. C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.