Los 5 emperadores buenos

Muchas personas tienen una opinion negativa de los emperadores romanos, se piensa que la mayoria fueron crueles tiranos. No vamos a mentir, muchos de ellos fueron lideres que abusaron de su poder, no obstante algunos hicieron lo posible para ser buenos mandatarios, hicieron lo que creian correcto para el imperio. Vamos a ver uno de estos grupos de emperadores que demostaron moderacion y justicia en sus acciones. Recibieron el nombre de «los cinco emperadores buenos».

Despues de la muerte de Julio Cesar, el titulo de emperador paso de persona a persona, heredado o por violencia. Algunos elgian un pariente favorito y lo declaraban como sucesor. Esta parctica mantuvo por un tiempo estable el imperio, despues del asesinato de Neron, Hubo un periodo de caos donde el poder militar tomo el control. Cuando finalmente Vespasiano tomo el poder, seguido por sus hijos Tito y Domiciano, gobernaron roma por 27 años.

Despues de la muerte de Domiciano, Nerva, el primeo de los cinco buenos emperadores llego al poder.

Nerva – 96 A.D.-98 A.D.

Con Nerva se inicia el periodo de los emperadores «adoptivos», el futuro emperador era adoptado por su predecesor por su categoría política, moral y militar y no por los lazos familiares como había ocurrido hasta ahora. Este sistema meritocrático permitió al Imperio disfrutar de casi un siglo de paz, desarrollo y conquista de nuevos territorios. Nerva sentó las bases, pero al ser anciano sólo gobernó un par de años. Eligió y adoptó a Trajano para que le sucediera.

Trajano – 98 A.D.-117 A.D.

Fue uno de los emperadores romanos más importantes y el primero en proceder de una provincia y no de Italia. Excelente soldado, inició una serie de campañas militares que llevaron al Imperio a su mayor extensión. También lo hizo bien desde el punto de vista político y administrativo. Inició una serie de reformas que mejoraron la vida de todos los ciudadanos y comenzó la construcción de grandes proyectos públicos. Todo ello fue posible gracias a las riquezas procedentes de las provincias recién conquistadas. Siempre fue respetuoso con el Senado, aunque gobernó de forma muy decidida y autoritaria.

Adriano – 117 A.D.-138 A.D.

El emperador Adriano, culto y refinado, fue también un excelente general y en lugar de continuar con la expansión del Imperio como su predecesor Trajano, se preocupó principalmente de consolidarlo mediante la construcción de fuertes fronteras, como con la muralla de Adriano, una construcción levantada en Britania de más de 100 km de longitud, y de mantener unas relaciones sanas con las poblaciones de fuera de las fronteras del Imperio. Dedicó gran parte de su reinado a visitar el inmenso Imperio para uniformar las leyes y la burocracia en todas las provincias, aunque utilizara medidas violentas para reprimir a las poblaciones más rebeldes. Fue importante también por las cosas que hizo construir: La muralla de Adriano, el mausoleo de Adriano (hoy conocido como castillo de Sant’Angelo).

Antonino Pio – 138 A.D.-161 A.D.

Antonino Pío fue un político tan afortunado como hábil. Sucesor de Trajano y Adriano y elegido por éste como su heredero, se benefició de las amplias reformas y de la política económica iniciada por los dos emperadores anteriores. Gracias a las grandes ganancias acumuladas, pudo establecer un sistema fiscal más justo que garantizó un largo periodo de paz. Bajo su reinado el Imperio vivió su periodo más floreciente. También fue importante por su dedicación religiosa, por lo que se le llamó Pío.

Marco Aurelio – 161 A.D.-180 A.D.

El emperador filósofo, se definía como tal por su amor a la cultura, era una persona templada aunque su reinado se vio empañado por una serie de guerras sobre todo en las fronteras de su vasto y cada vez más frágil Imperio. Durante su reinado se instauró la costumbre de un reinado dividido, de hecho gobernó junto a su hermano adoptivo Lucio Verus (hasta el año 177 cuando murió su hermano Lucio) y luego con su hijo Cómodo que se convertiría en su sucesor.

Leave a Comment