Gladius, la espada que conquisto el mundo

Gladius, la espada que conquisto el mundo

El Gladius fue durante más de medio milenio, el arma estándar de los legionarios romanos, un arma que marcó toda una era. De acuerdo con historiadores antiguos, el ejército romano adopto esta espada tras verla en acción durante la batalla de Cannas. Para ver un poco de su poder en batalla miremos la siguiente historia.

Año 200 a. C, después de una batalla contra los romanos, los guerreros macedonios querían enterrar a sus camaradas muertos. Un cronista informó sobre las aterradoras heridas infligidas por las espadas romanas, los macedonios estaban totalmente horrorizados por los daños que los romanos habían causado a los cuerpos de sus soldados, aquellos hombres estaban destrozados, era un éxito tanto desde el punto de vista psicológico como militar.

Orígenes

La idea de la espada corta, fue desarrollada originalmente por los celtíberos en España, los romanos, maravillados con esta arma la adoptaron y gradualmente perfeccionaron el arma. Los romanos conquistaron España a los cartagineses y aprovecharon sus activos, también copiaron el diseño básico de la espada que era ibérica y no romana. Los romanos la adoptaron porque eran seres implacables, despiadados y sin remordimientos, habían encontrado algo realmente bueno y lo aprovecharon al máximo.

Un arma efectiva para el combate cuerpo a cuerpo, como complemento a las armas de largo alcance, como el pilum, era esencial para la supervivencia. Las anteriores espadas eran estrechas y largas, no concordaban con la técnica de combate romana, la apretada formación en testudo o tortuga.

A finales del siglo I a. C, los romanos a las órdenes del emperador Augusto, conquistaron el territorio que actualmente se conocen como Austria, usaban el mineral local para hacer que sus Gladius fueran aún más resistentes y más fáciles de afilar, la espada se hizo más eficaz y duradera.

El Gladius era una espada extraordinaria, revolucionaria para su tiempo, tenía una hoja muy ancha, a veces hasta de 9 cm. La espada tenía una punta prominente, era de doble filo y podía usarse para cortar, pera estaba hecha principalmente para dar estocadas.

Características

Esta espada corta, con su hoja de acero ancha y dura, solo tenía de 50 a 60 cm de largo, y pesaba entre 1.2 – 1.6 kg. Se convirtió en el arma dominante del combate cuerpo a cuerpo del mundo antiguo.

El diseño diseño cambiaba ligeramente según el lugar y la época en la que se forjaban. Algunos diseños fueron llamados: Mainz, Fulham y Pompeyana.

De la Gladius a la Spatha

El ejercito romano en el siglo III d. C se estaba transformando poco a poco. La caballería necesitaba otro tipo de espada mas efectiva para luchar en caballo, la gladius era muy corta, por lo que fue reemplazada por la Spatha.

Las tácticas romanas habían cambiado como resultado de los nuevos enemigos, a finales del imperio, la caballería fue la fuerza principal. Los soldados de a pie que luchaban cuerpo a cuerpo se fueron eliminando poco a poco.

El escudo romano también había cambiado, además con la spatha, los legionarios romanos de infantería podían alcanzar a los enemigos montados a caballo.

Conclusion

El Gladius, fue una espada corta que conquisto el mundo, la copiaron de los celtiberos en España, la perfeccionaron durante siglos y la endurecieron con acero especial. Con el Gladius en sus manos, las legiones romanas conquistaban cada vez más territorios.

Con el Gladius en sus manos, la legiones romanas conquistaban cada vez más territorios, a principios del siglo III d. C, gobernaban en la mayor parte del mundo conocido entonces. Durante su edad de oro, en su mayor extensión, el imperio romano se extendía desde el norte de Britania, hasta las costas del ‘mar negro.

Durante más de 500 años, los romanos tuvieron el ejército más poderoso del mundo antiguo, su sofisticada logística y perfecta estructura militar, allanaron el camino hacia el éxito.

2 comentarios en “Gladius, la espada que conquisto el mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.