El primer emperador romano

Augusto, el primero y el mas grande de los emperadores

Datos rápidos

Dinastía: Julio – Claudia
Padre: Cayó Octavio Turino
Madre: Acia
Sucesor: Tiberio

Augusto nació el 23 de septiembre del 63 a. C, en Roma. Gobernó hasta su muerte, en el 14 d. C, convirtiéndose así en el emperador romano que más tiempo duró en el poder.

Nació con el nombre de Cayó Octavio Turino, en el año 44 a. C  fue adoptado por su tío abuelo Julio César. Desde ese momento pasó a llamarse Cayó Julio César Octaviano. En el 27 a. C el senado le concedió el título de «Augusto», y por ello paso a llamarse Emperador César Augusto.

Primeros años

Augusto nació en la Urbs, más exactamente en una zona llamada «Las curvas viejas» en una casa en el monte palatino. Debido a la extensa población de roma en aquel tiempo, Octavio fue trasladado a la ciudad de Valletri para se formado ahí.

Su bisabuelo paterno había servido como tribuno en Sicilia (durante la segunda guerra púnica), y su abuelo desempeño diferentes cargos políticos regionales. Su padre de nombre Cayó Octavio fue pretor y gobernante de Macedonia, mientras que su madre Acia, era la sobrina de Julio César.

Con tan solo 4 años quedo huérfano de padre, su madre contraería nuevas nupcias con un gobernador de nombre Lucío Marcio Filipo, quien posteriormente se convertiría en cónsul. Filipo nunca mostró gran interés en el joven Octavio, por ello fue criado por Julia la menor su abuela materna.

Al crecer tuvo pequeños cargos políticos en los que demostró gran madurez. El historiador Suetonio escribió sobre el que tenía una rara belleza, tenía el cabello rubio y rizado, tenía unos ojos brillantes, dientes pequeños, la nariz puntiaguda y era además bajo de estatura.

Según Nicolás de Damasco, el joven Octavio anhelaba unirse al ejército de César. Después de conseguir su objetivo, y de realizar algunas proezas que impresionaron a su tío abuelo. Al no tener hijos, Julio César confío en el y lo nombro en su testamento como principal beneficiario.

Ascenso al poder

Cuando Julio César fue asesinado en el 44 a. C, Octavio se encontrada recibiendo entrenamiento militar en Apolonia de Lliria, poco después se entero del testamento de César, por consiguiente decidió luchar por convertirse en heredero de su tío abuelo.

Según Marco Antonio, Octavio había sido adoptado por Julio César a cambio de favores sexuales, aunque el historiador Suetonio mencionó el su libro «Las vidas de los doce césares», que tal acusación formada parte de una calumnia política.

Octavio al ser el heredero de César fue ganando prestigio en los legionarios de César, quienes se unieron a el junto con los soldados elegidos para la guerra contra los partos. En su marcha hacía roma, Octavio había reunido 3 mil hombres leales a su causa.

Al llegar a roma en el 44 a. C, Octavio se encontró a Marco Antonio en el poder, quién estaba negociando una tregua con algunos de los asesinos de su tío abuelo. Octavio no tuvo éxito al intentar persuadir al Marco Antonio de que le entregará el dinero de César a el, sin embargo ganó el apoyo de los simpatizantes políticos de Julio César quienes querían deshacerse de Marco Antonio. A esto se le sumo unos discursos de Cicerón en donde atacaba a Antonio y lo nombraba un peligro para el senado. Con la opinión romana en su contra y con el fin del su año consular, Marco Antonio intento crear algunas leyes para su beneficio. Mientras tanto Octavio reclutó más ejército y obtuvo la lealtad de dos legiones de Marco Antonio. Con el creciente poder militar de Octavio, Marco Antonio temiendo por su vida se marchó a Galia Cisalpina.

Primer conflicto con Marco Antonio

Marco Antonio

Antonio acuso a Octavio de conspirar contra el y de planear su muerte, no obstante, el joven Octavio ya contaba con suficiente apoyo político. Marco Antonio intento difamar a Octavio argumentando su linaje, pero fue defendido por Cicerón quien tenía un profundo odio hacia Antonio. Poco tiempo después, el 1 de enero del 43 a. C el senado decidió nombrar senador a Octavio, además recibe el cargo de Imperium propetoriano (cargo que le otorgaba autoridad legal para dirigir las legiones). Junto con los cónsules  Hiricio y pansa en abril del 43 Octavio decidió atacar a Marco Antonio, vendiéndolo en el combate de Forum, Gallorum y Mutina, forzando a Antonio a retirarse. Sin embargo los 2 cónsules que acompañaron a Octavio, murieron en los combates, dejando a Octavio como único líder del ejército.

El senado intento ignorar la victoria de Octavio, dándoles los condecoraciones y créditos a Bruto (uno de los asesinos de César). Octavio al ver la iniciativa del senado de delimitar su victoria, toma el control de las tropas y marcha hacía Roma en Julio del 43 a. C. Poco después de recibir la noticia negativa del senado en dónde reclamaba la consulatura.

Cuando llega a roma los senadores tienen que cumplir sus exigencias (no tenían ejército para combatirlo) en donde pedía ser declarado cónsul y anular la amnistía a los asesinos de Julio César. En este tiempo Octavio ganó más fama y poder político e influencia y por otro lado complació los deseos de venganza de los partidarios de César. Además hizo cumplir los deseos del testamento de su tío abuelo, distribuyendo el dinero entre su ejército.

Mientras esto pasaba, Marco Antonio formó alianzas con Lépido, un líder Césariano.

Segundo triunvirato

Después de su derrota, Marco Antonio aun contaba con un considerable apoyo militar, y se reagrupo en la Galia, en donde reunión un considerable ejército, conformado por 17 legiones. Sin embargo Lépido y Octavio sabían que si seguían luchando se debilitarían mientras que los asesinos de César se tornaría más fuertes. Por ello plantearon una alianza, y en octubre del 43 a. C, Antonio, Lépido y Octavio formaron una dictadura militar conocida como el segundo triunvirato, cuya principal tarea era restablecer el poder estatal y castigar a los asesinos de César (Bruto y Casio Longino) quienes todavía tenían poder político.

El 1 de enero del 42 a. C, se reconoció de manera póstuma a Julio César como una divinidad.

Tras esto Octavio y Antonio enviaron 28 legiones para combatir las tropas de Casio y Bruto, quienes se habían asentado en Grecia. Después de dos enfrentamientos en Filipos, el ejército Césariano logró la victoria, y tanto Bruto como Casio Longino se suicidaron.

Según Suetonio, Octavio no mostró piedad por el cuerpo de Bruto, enviando su cabeza a Roma para que fuese arrojada a los pies de la estatua de Julio César.

Después de la batalla de Filipos, crearon un acuerdo territorial, Octavio se quedó con la Galia y las provincias de Hispania e Italia, mientras Lépido se quedó la provincia de África.

En Egipto, Marco Antonio se alió con Cleopatra VII, la examante de Julio César y madre de su hijo Césarion.

Algunos conflictos

Marco Antonio y Cleopatra tenían una relación amorosa y de esta salieron tres hijos (Alejandro Helios, Cleopatra Selene II y Ptolomeo Filadelfo). Consiente de su enemistad con Octavio, Antonio dejó a Cleopatra y en el año 40 a. C, marchó a Italia con un gran ejército para combatir a su antiguo socio.

Después de algunas contiendas decidieron dar por terminada la lucha y optaron por establecer la paz. Para afianzar su alianza, Octavio le entrego a su hermana Octavia la menor en matrimonio y de esa unión nacieron dos hijas.

Guerra contra Marco Antonio

Roma se encontrada separada entre el oriente y el occidente, Marco Antonio estaba a cargo del oriente. Los desacuerdos administrativos y políticos crearon nuevas discordias entre los dos líderes romanos, en Egipto, Antonio envió de vuelta a Roma a su cónyuge Octavia la hermana de Octavio, lo que provocó el disgusto de este. Como consecuencia de las malas prácticas y del desprestigio causado por Octavio, el senado decidió revocar el título consular de Antonio y declararon la guerra a Cleopatra en Egipto.

En la batalla de Accio, la flota de Octavio, comandada por el general Agripa, vencieron a los navíos de Antonio y Cleopatra. El destino de esta pareja sería el suicidio, Cleopatra se dejó morder  por una víbora, mientras que Marco Antonio se clavo su espada.

Octavio se convierte en Augusto

Hasta su época roma había sido gobernada por el senado, unos políticos provenientes de familias pudientes y poderosas. Estos a menudo corruptos, saqueaban las ciudades, que se se supone debían gobernar. Octavio quería reorganizar el gobierno.

Julio César había intentado realizar este cambio, pero fue asesinado antes de lograrlo. Octavio sabía que para establecer un cambio en Roma, un solo hombre debía gobernar. Temiendo el destino de su tío abuelo, decidió actuar con cautela, y evito implantar una monarquía.

El senado otorgó a Octavio, el título de Prínceps, cuyo significado es el primer ciudadano. También se le fue otorgado el título de Augusto.

El primer emperador romano

El mandato de Augusto inició de una forma pacífica, es conocida como la Pax Augusta. Pese a las rutinarias guerras fronterizas, su imperio gozo de paz por varias décadas. Firmo un acuerdo de paz con los Partos, un imperio poderoso, creo muchas nuevas carreteras para unir el imperio y facilitar la comunicación, además fue el creador de la guardia pretoriana.

Muerte y sucesión

En el final de sus días, Augusto se preocupó por quien iba a sucederle si hubiese sido rey su pariente más próximo tomaría el cargo, pero no lo era, y no había un protocolo para elegir al siguiente emperador.

La elección obvia recaía en un hijo varón, pero Augusto no tenía hijos varones. El sabía que si moría sin nombrar Sucesor, los generales utilizarían sus tropas para tomar el poder a la fuerza. Tras una larga búsqueda de su heredero, Augusto eligió a su hijastro Tiberio como Sucesor.

Finalmente en el año 14 d. C, y con 77 años, terminó su reinado de 43 años, es más largo de todos los emperadores. Tras su muerte el senado lo divinizo, sus nombres de César y Augusto serían adoptados por los siguientes emperadores. Y el mes de Sixtilis se le cambio el nombre a Agosto en su honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.