¿Cómo era la homosexualidad en roma?

“Que viva el que ama, que se muera quién no sabe amar, dos veces perezca todo el que pone obstáculo al amor”

Esta frase se puede leer muy claramente en un grafiti hecho en las ruinas de Pompeya, y se ha vuelto muy popular ya que representa la devoción por el amor y el sexo que tenían los romanos.

En algún momento del pasado, múltiples civilizaciones disfrutaban de la sexualidad como fuera, entre hombres, o entre mujeres, entre multitud o de forma privada, guiada por el amor o simplemente por el deseo y muchas otras formas. Asimismo ha sido variada su interpretación y en muchos casos utilizada como un sistema para implementar moralismos y otras conductas sociales.

Es ampliamente conocido que los romanos vivían el amor y el sexo como un gran regalo de los dioses y por eso debían practicarlo al máximo, pero no se puede dejar de lado que también existía una legislación y una tradición moral romana que ponía en límites a este disfrute.

Un poco de historia

A inicios de la república romana las relaciones homosexuales entre hombres libres estaban penadas e incluso con la muerte por la ley Scantinia, que fue promulgada en el 149 a. C, tiempo después luego de que roma ocupa definitivamente el territorio griego, estas costumbres homosexuales van a seducir a los romanos a la idea de intentar cosas nuevas y esto los lleva a adoptar prácticas como la pederastia, las bacanales y otros hábitos que inicialmente no encajaban con los valores tradicionales. A esas prácticas llegaron a llamarles el vicio griego, es fundamental recalcar que el término homosexualidad sigue siendo problemático e impreciso cuando se habla de estos comportamientos en el mundo antiguo ya que para ese entonces no existía una palabra traducible y ni que tuviera el mismo significado que el concepto que tenemos en la actualidad de la homosexualidad, pero hoy esta es la forma más práctica que tenemos para referirnos a las relaciones entre personas del mismo sexo en la antigüedad.

Por otro lado, aunque parecía que la bisexualidad fuera norma por aquellos remotos tiempos, varios autores antiguos señalan que en la antigua roma se conocieron bastantes relaciones sexuales y sentimentales exclusivamente entre hombres.

Retomando la historia romana, el tiempo hizo lo suyo y al final estas prácticas griegas se encajaron en la sociedad, asimismo encajaron también las costumbres homófonas. Como suele pasar con los antiguos comportamientos heredados se van dando modificaciones, es por eso que mientras que en Grecia era mal visto que la relación se diera entre los adultos, la línea roja de roma recaía en los roles dentro de ese vínculo, y es que era necesario que fuera establecido quién sería el pasivo y quien el activo, pero no solo a nivel sexual sino en general, ya que la pasividad en un hombre como tal suponía una pérdida del control y esta virtud era vista como un valor muy grande en roma.

El hombre pasivo era llamado “pacicus” que tenía una carga bastante despectiva, o “catamita” que sería traducido como algo similar a un niño pubescente, es decir que como era pasivo pues inmediatamente se tomaba como un nombre débil y femenino. Eso también tiene un camino profundamente machista y es que nace del entendimiento de que las mujeres ejercían el rol pasivo, no solo en las relaciones sexuales, sino en aspectos como quien mandaba en el hogar, quién tenía mayor interacción social, quién era más reconocido etcétera.

En todos estos aspectos la normalidad radicaba en que fuera el hombre el que mantuviera una actitud activa, mientras que la mujer era la figura pasiva sumisa, escondidas, secretas, sin opinión y demás cosas que bueno tristemente incluso hoy seguimos viendo. Entonces debido a que se establecía que la mujer jugaba ese rol, los hombres que tuvieran un comportamiento entendido como femenino, pasaban por el tipo de humillaciones que se ejercían contra las mujeres, de la misma forma la pasividad era algo designado también a esclavos y adolescentes. El hombre romano era el que mandaba en la casa y decidía absolutamente todo, o así pues lo consideraban ellos mismos, y la bisexualidad era justificada en que ya su dominio superaba al de la mujer, entonces debía tener una dominación total sobre todas las cosas, eso incluye también a otros hombres que no fueron tan supuestamente viriles como ellos mismos.

En medio de esas prácticas, creencias y justificaciones también había bastantes injusticias y malos tratos por parte de los propios romanos, ya que se les daba el poder absoluto para someter los cuerpos de cualquiera que no fuera un ciudadano de la república o más adelante del imperio, esto se veía en que muchas ocasiones sometieron a sus enemigos vencidos a la humillación de ser pasivos, la misma forma de castigo que aplicaban a los esclavos que vivían en sus casas, esa era la norma y se consideraba que estaban en todo su derecho de someterlos. En este panorama de injusticias también se añade que el ejército era como tal un foco de acoso sexual muy grande, se dice que el propio emperador Galba, tenía una predilección por los hombres fuertes y experimentados, como por ejemplo soldados. Muchos reportes también cuentan que no era insignificante la cantidad de militares que denunciaban ser acosado sexualmente por obviamente sus superiores.

Los casos anteriormente mencionados no pasaba nada sí se conocía que algún hombre abusaba de su esposa, de sus esclavos, o se había mantenido una relación con algún soldado o extranjero, incluso ni siquiera se entendía como un abuso sino como un ciudadano ejerciendo el derecho que le corresponde, por lo que tampoco era problema si se conocía de ese trato públicamente. Pero en el caso contrario si se armaba un escándalo, si se llegaba a conocer que un ciudadano romano hubiera mantenido el rol pasivo en una relación con un esclavo, un joven o hasta con su esposa, eso lo condenaba a una pérdida de estatus.

Pero si roma era tan abierta al sexo y al amor porque las prácticas sexuales están tan enfocadas en los hombres, a los romanos herederos de la cultura griega era falto de toda cordura que una mujer pensara en prescindir de una compañía masculina, o que concibiera la posibilidad de tener el placer sexual sin la presencia de un hombre, sino de otra mujer en este caso eso sí era visto como algo antinatural, las mujeres que gustaban de otras mujeres o como lo conocemos actualmente la lesbianilidad era considerada una aberración, un pecado imperdonable, algo anormal, una enfermedad y todo lo malo del mundo. A esto sumemos que para ese entonces era impensable que alguien naciera en un cuerpo en el que no se sintiera plenamente identificado o que sencillamente no encajara en roles masculinos y femeninos, por eso la transexualidad ni siquiera entra a ser considerada en esa época.

Asimismo sucedía en la prostitución, a las mujeres que practicaban el oficio más antiguo del mundo se les trataba como seres sin valor y sin moral, por otro lado la prostitución masculina aunque era una práctica corriente también era legalmente deshonrosa, igual se establecían puntos para practicarla ampliamente eso sí, por ejemplo en baños públicos a los que los hombres acudían en busca de sexo homosexual.

Debemos entender que pese a la idea que se nos ha vendido del libertinaje sexual de los romanos, está en una cultura con muy marcados tabúes. Un dato curioso, pese una moralidad demarcada de la que supuestamente profesaban los romanos, al menos 2 de sus emperadores tuvieron parejas del mismo sexo. El historiador Edward Gibbon señala que el emperador Nerón, fue uno de los primeros en casarse con otro hombre.

Heliogábalo

Pero Nerón no fue el único emperador polémico por sus aspectos sexuales, Heliogábalo recibió el título del peor emperador de roma, debido a que era conocido que le gustaba vestirse como las mujeres de aquella época y practicar actos sexuales que fueron calificados de extravagantes por así decirlo, y además se casó dos veces vestido como mujer. Básicamente le gustaba ejercer el rol que para esa época pertenecía a las mujeres, por lo que su actitud del pasivo de la relación era una vergüenza para la sociedad romana y más viniendo desde el emperador.

Las historias homosexualidad siguieron siendo una constante en la roma antigua, hasta que Grecia y la mayoría del oriente romano, cedieron a la influencia del cristianismo luego de que el emperador Constantino impusiera la religión como dicha oficial del imperio y que después de esto la moral cristiana y católica puedes comenzar a tomar altas alcurnias de la sociedad, cuando esto pasó ya solamente dominaban los moralismos de esta.

Leave a Comment