8 Atrocidades de la antigua Grecia

La antigua Grecia es recordada como una civilización progresista y democrática poblada por filósofos, reyes, maestros atletas, artistas y sacerdotes. Era una sociedad adelantada a su tiempo, unida por la fe y ocasionalmente dividida por la guerra, fue la cuna de la civilización occidental, el pensamiento, la ciencia y la democracia. Pero ninguna sociedad es perfecta, los antiguos griegos podrían ser crueles, despiadados e implacables en su búsqueda de la dominación del Egeo.

Vamos a ver algunas atrocidades de la antigua Grecia:

El Ostracismo

Era un aspecto único de la vida política en Atenas, el concepto es simple, los atenienses podrían convocar una votación cada año para evaluar el desempeño de sus políticos. Si se percibiera a alguien como una amenaza a los principios democráticos sobre los que se encontraba Atenas esto quedaría claro en la votación, unos meses después la asamblea se reuniría nuevamente, cada ciudadano votaría por quien debería ser condenado al ostracismo garabateando el nombre de su elección en una pieza de cerámica rota, el hombre que obtenía más votos sería exiliado de Atenas por diez años. Desafortunadamente este sistema estaba abierto al abuso, un político lo suficientemente astuto sería completamente capaz de usar un voto de ostracismo como arma para eliminar a un rival, siempre que ese rival estuviera en una posición más débil.

En el 417 a. C, dos políticos llamados Alcibíades y Niquias, se unieron para eliminar a su tercer competidor Hiperbolos, por lo tanto se vio obligado a abandonar su hogar durante una década, simplemente porque tenía pensamientos políticos diferentes, afortunadamente los atenienses pronto se dieron cuenta de esto y el ostracismo terminó.

Pederastia

Esto no sólo era aceptable para los antiguos griegos sino que se le alentaba y celebraba activamente. Probablemente se originó con los cretenses, esta involucraba el rapto ritual de un niño de una elite por parte de un aristocrático hombre adulto con el consentimiento del padre del niño, este hombre adulto era conocido como Philetor, el niño era conocido como Kleinos. El hombre llevaba al niño al desierto donde pasaban dos meses cazando y festejando con amigos aprendiendo habilidades para la vida, respeto y responsabilidad.

En general se supone que el Philetor comenzaría a tener relaciones con el niño poco después de llevarlo a la naturaleza, si el niño estaba contento con la forma en que esto sucedía cambiaba su estado de kleinos a paraestatales o camarada, lo que significa que había luchado metafóricamente en la batalla junto a su Philator, luego volvían a la sociedad y vivía con él. El Philator le regalaría al niño costosos regalos como un uniforme del ejército, un buey para sacrificar a Zeus y una copa para beber. Al mismo tiempo el niño tenía que elegir entre continuar o poner fin a la relación con su raptor, y si denunciar al hombre si se había comportado mal de alguna manera.

La dinámica de poder involucrada en tal relación aseguraba que el hombre mayor siempre bajo control mantuvieran su dignidad como miembro completamente funcional de la sociedad griega, mientras que los niños que crecieron bajo la tutela de ese hombre podrían convertirse en un gran ciudadano cuando llegaban a la adultez. Aunque se originó en creta existían prácticas similares en todo el mundo griego incluidos Atenas, esparta y Tebas y se representan con frecuencia en el arte y la literatura de la época.

Infanticidio en Esparta

El historiador griego Plutarco escribió que en la antigua Grecia más concretamente en Esparta, poco después del nacimiento de un bebé el padre lo llevaba ante un grupo de ancianos, los ancianos espartanos examinaban a todos los bebés recién nacidos, si el bebé era saludable se le ordenaba al padre que lo criara y le asignaban uno de los nueve mil lotes de tierra, pero si ellos consideraban que el bebé no era fuerte y resistente o tenía alguna malformación lo enviaban a las llamadas Apotetas, un lugar a los pies del monte Taigeto con la convicción de que si no se le había otorgado buena salud y fuerza no les serviría al estado ni a sí mismo. De esta manera los recién nacidos eran arrojados allí.

Diamastigosis

Siguiendo con Esparta, una de las prácticas más brutales de Esparta involucraba la llamada competencia de resistencia en la que los adolescentes eran azotados a veces hasta morir frente a un altar en el santuario de artemis Ortia. Conocida como la Diamastigosis, está práctica anual se usó originalmente como un ritual religioso y como una prueba de la valentía y la resistencia del dolor de los niños, los jóvenes espartanos eran azotados en el altar de artemisa por personas designadas para este propósito hasta que su sangre cubría el altar, la flagelación misma fue precedida por una preparación por la cual a aquellos que pretendían someterse a la Diamastigosis intentaban fortalecer su cuerpo para resistir tan inmenso dolor.

Licurgos hizo que también sirviera para sus propósitos de educación en la medida en que lo hizo parte del sistema de endurecimiento de los jóvenes espartanos contra los sufrimientos corporales, más tarde se convirtió en un deporte de sangre absoluto después de que Esparta entró en decadencia y cayó bajo el control del imperio romano en el siglo III d. C, incluso se construyó un anfiteatro para que decenas de turistas pudieran observar la terrible experiencia.

Toro de Falaris

En el siglo VI a. C un trabajador de Latón llamado Perilaus de Atenas, creó un gran toro hueco hecho de latón y se lo dio un gobernante llamado Falaris, una puerta al costado del toro permitía que un hombre entrara a la escultura una vez que se cerraba la puerta se podía encender un fuego desde abajo y asar lentamente a la persona, pero no termina ahí en la cabeza el toro había una serie de tuberías que transformaban los gritos de la persona en bramidos que se asemejaban a los de un toro. Falaris estaba lejos de estar impresionado así que le pidió a Perilaus que se subiera al toro y demostrara las capacidades de las tuberías, una vez dentro Falaris cerró la puerta y ordenó encender un fuego debajo del toro, a pesar del disgusto de Falaris el toro se convirtió en la forma más común en la antigua Grecia de tortura.

La destrucción de Scione

Durante la guerra del Peloponeso justo después de la tregua entre Esparta y Atenas, a principios del 423 a. C, Scione se rebeló contra Atenas y fue alentado por el general espartano Brasidas con promesas de apoyo. Al darse cuenta Atenas de esta traición enviaron una flota para recuperar Mende y Scione, procedieron a sitiar la ciudad de Scione en el verano de 421 a. C, finalmente lograron reducirlos y ejecutaron a todos los hombres adultos de la ciudad, esclavizaron a las mujeres y a los niños y entregaron la tierra a platea un aliado de Atenas.

Abusos

Para nosotros la violación se considera el más grande de los delitos sexuales, pero para los antiguos griegos no lo era, para ellos la violación era el comportamiento violento habitual, un hecho de la vida, fue violencia no contra la voluntad de una persona sino contra el protector de esa persona, es decir su padre, tutor legal o esposo. Su propiedad había sido dañada, por lo que su protector presentaba una acusación de violencia y el delincuente generalmente era castigado con una multa elevada.

El adulterio sin embargo, era un asunto bastante diferente la razón es que tuvo un efecto directo en la familia, la institución que los griegos valoraba más que ninguna otra, la razón de este castigo draconiano era que primero mientras que la violación era simplemente un asalto físico el adulterio era seducción un intento de subvertir la lealtad de la mujer a su esposo, familia y hogar. En segundo lugar el adulterio involucraba la entusiasta cooperación de la mujer así que era más probable que produjera hijos, eso ponía en peligro toda la base de la sociedad ateniense ya que sólo los niños legítimos podrían ser ciudadanos de pleno derecho.

Esclavitud

La esclavitud fue aceptada como una parte normal de la sociedad y se justificó en varios niveles, incluso Aristóteles el gran defensor de la democracia y la libertad política, creía que el objetivo de un hombre civilizado era alcanzar una vida de ocio para que fuera libre perseguir las cosas más elevadas de la vida, Aristóteles también creía que las leyes de la naturaleza dictaban que los hombres libres deberían gobernar y dominar a los esclavos y las mujeres. Pero esto no quedaba solo allí, los antiguos griegos tenían una serie de castigos preparados para los esclavos, por ejemplo los esclavos griegos a menudo tendrían que soportar algo llamado Infibulación, eso significaba que un anillo de metal estaría envuelto alrededor de sus genitales, lo cerraría herméticamente lo suficiente como para que incluso excitarse fuera doloroso y sólo se podría quitar con una llave. Aunque esto podría haber sido mucho peor, a los más desafortunados los convertían en eunucos.

La minería siempre ha sido una actividad altamente rentable y la antigua Grecia no fue la excepción, los beneficios de la minería eran tan inmensos como los riesgos de trabajar en las minas. El destino de los esclavos que trabajaban en las minas era precario, muchos de ellos trabajaban bajo tierra con grilletes privados de la luz solar y el aire fresco por lo que sus días de vida estaban contados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.